QUINCHAMALÍ

 
                                   ALFARERÍA DE QUINCHAMALÍ
 
 
                     Quinchamalí es un pequeño poblado, distante 35Kms. al sur- oeste 
                    de la ciudad de Chillán, en el centro sur de Chile. En ese lugar, las
                    familias han heredado por generaciones, el tradicional arte de la 
                    alfarería en greda, Esta tradición, de cientos de años, es propia y 
                    original de Quinchamalí. Las piezas de un hermoso acabado 
                    en dos colores tradicionales de esta zona- café rojizo y negro-,
                    son un perfecto regalo originario de esta tierra austral. Las piezas
                    utilitarias como azafates, budineras,pailas, sartenes, son ideales
                    para cocinar en hornos de barro, convencioneles, microhondas o 
                    directamente al fuego. Hay además una amplia muestra de platos,
                    tazas, mates que conservan el calor del agua por mucho rato.
                   Una humilde ensalada de lechugas o tomates a la "chilena", con
                   cebolla, cilantro y ají verde, lucen apetitosas en cualquier mesa.
                   Todas las piezas, son confeccionadas completamente a mano,
                    sin ayuda de torno. La arcilla es propia del lugar y se extrae de
                    la tierra en forma artesanal.Luego de remojar la greda, cada
                    pieza pasa por 13 pasos,en las que las artesanas le dan forma
                    con sus propias manos y ayudadas sólo con herramientas muy
                    simples tales como pedazos de madera,piedras,trozos de cuero
                    y clavos. En seguida se aplica una capa de tierra roja, y como
                    terminación se cuece con cenizas. El color profundo de las piezas
                    negras, se obtiene quemándolas.
 
 
 
 
 
                   
 
 
                   

EXPOSICIÓN

 
 
 
                          Quinchamalí fue un antiguo asentamiento indígena.
                                Durante la Colonia, fue reducto mapuche. Las mujeres aborígenes
                                dejaron sentada su fama de centro alfarero,
                                habilidad y arte que han mantenido las loceras,         
                                 generación tras generación, hasta llegar a las actuales.
                                Los alfareros aborígenes se congregaron en Quinchamalí
                                porque aquí encontraron los elementos
                                que necesitaban para su trabajo,
                                 las tierras vegetales, la greda, las plantas
                                que proporcionan las tintas.
                                Quinchamalí es una región de rica vegetación.
                                Su nombre procede, precisamente, de un arbusto
                                que servía a la antigua farmacopea
                                herbolaria de los indígenas.
 
 
 
                    

GREDA CAFÉ ROJIZO

 
 
 
 
 
                 
                  

jarra

 
 
 
 
                        La mayoría de los utensilios y artefactos domésticos
                             usados por la población de esta región, son todavía
                             del mismo tipo que los que encontramos en las
                             mapuches, donde los cadáveres eran colocados
                             junto a vasijas y alimentos para las necesidades
                            del largo viaje.
                            También se encuentran en esta cerámica
                             las huellas de la influencia posterior española:
                             en cerámica  zoomorfa
 
 
 
 
                 

pavo figura ornamental

 
 
 
                

CHANCHITO DE GREDA

 
 
 
 
                

sartén

 
 
 
                  La última etapa de este trabajo es la decoración.
                      Estas mujeres usan caolí y tinturas de origen vegetal
                     que se aplican con pinceles hechos por ellas,
                     increíblemente primitivos. Los motivos decorativos
                    que usan son, en su mayor aportes post hispánicos 
                     y se refieren a flores y a motivos geométricos.
 
 
 
               

plancha

 
 
 
 
               

taza y plato

 
 
 
 
               

greda roja

 
 
 
               

locera de Quinchamalí

 
 
 
 
               

dando forma al barro

 
 
 
 
 
               

cociendo en ceniza

 
 
 
 
                Anécdota al margen:
 
               A  Pablo Neruda le encantaba recibir regalos;
               su amor por los objetos
               quedó patentado en su vocación innata
               de coleccionista al tiempo que tenía una
               profunda admiración por la artesanía.
               En una ocasión, señaló que
               “el único regalo que le hice a Picasso
               fue un chanchito negro, alcancía, juguete,
               aroma chillanejo,
               creación de la insigne locera
               Práxedes Caro”, artesana de Quinchamalí.

                       
                    

About these ads
Esta entrada fue publicada en ARTESANÍA TÍPICA DE CHILE. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s