CARLOS PESOA VÉLIZ

 
 
 
              “Linda muchacha, crece de prisa…
              ¡Cuídala, viejo, como a una flor!
               Esa muchacha llena de risa
               es un bocado que el tiempo guisa
               para las hambres de su señor.”
    
 
                  
                           CARLOS PESOA VÉLIZ
 
 
 
 
 
              Carlos Pezoa Véliz, uno de los grandes poetas que ha dado mi tierra,
              retrata muy bien en su poema "Teodorinda" la atribución que se tomaban
              los dueños de la tierra, al final del siglo 19 y a comienzos del 20, a tener
              relaciones sexuales con las mujeres de los campesinos. Expuesto queda
              aquí el poder del hacendado que puede disponer de todos los bienes de
              sus trabajadores incluidas sus hijas y sus esposas.
              A eso le llamaban "derecho a pernada", y estaba consagrado entre los
              deberes que tenían los trabajadores con su patrón, a cambio de un lugar
              para vivir y morir trabajando de sol a sol.
              
               No es de eso que hablaré hoy, sino que presentaré algunos poemas de
               Carlos Pezoa Véliz, un poeta  chileno que vivió muy poquito tiempo, murió a
               los 29 años, pero sin embargo dejó hermosos poemas y cuentos que lo con-
               sagran como uno de los grandes.
               Su poesía es un espejo donde refleja la injusticia que vivieron los más pobres
               de Chile. Tiene también poesía humorística  y poesía intimista, en la cual hizo
               verdaderas obras maestras.
               Fué un magnífico cronista y acusó fuertemente la matanza de la Santa María
               habló de las injustiicias que sufrían los
               trabajadores del campo.
               Todo tipo de miseria económica y humana fué expresada por su voz. Esa fue
               parte de la obra social-acusadora de Pezoa Véliz.
               Carlos Pezoa Véliz fue un hombre de ideas ácratas y fue marcado
               por su repudio de lo religioso.
               Procedente de la clase media baja, es autodidacta, trabaja como profesor
               y sus poemas fueron publicados en periódicos de la època.Su vida, entre
               alegre y triste, se hundirá en lo segundo tras el terremoto de Valparaíso
               de 1906. Allí quedó con una leve cojera. Luego contrajo tuberculosis.
               Internado en el hospital San Vicente de Paul –en un tratamiento costeado
               por sus amigos del Ateneo de Santiago-, el gran poeta no pudo luchar
               contra su enfermedad y fallece en el año 1908
               Su obra, entonces, estaba dispersa. Fue tarea de otros publicarla en
              forma de libros.Así aparecen: “Alma chilena” (poesía, 1911);
             “Las campanas de oro” (poesía, 1920) y
              “Poesías, cuentos y artículos” (1927).

             Nicomedes Guzmán –autor de “La sangre y la esperanza”-

             será quien, en 1957- reúna y prologue una antología de su obra.
            De toda su actividad literaria será en la poesía donde destaque con
              claridad. De allí que se le señale como el primer gran poeta chileno.

           Pezoa Véliz es el vate que abre el sendero de nuestra peculiar y

           maravillosa poética. Tras él vendrán los grandes maestros de nuestra
           poesía: Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Pablo de Rokha y Vicente Huidobro.

          Carlos Pezoa Véliz tiene su lugar claramente diseñado en ese género

          literario. La belleza de sus versos sencillos calan los sentimientos de
          todos los seres sensibles. 
          Su poema "Tarde en el hospital" es un  trabajo breve, perfecto y bellísimo.
          Su gran musicalidad está diseñada con suma perfección. El vate fue capaz
         de expresar su soledad y su dolor con todo el drama que ello le significaba.
        “Tarde en el hospital” es uno de los mejores poemas de la literatura
          chilena de todos los tiempos. 

                         Tarde en el hospital

 
                    Sobre el campo el agua mustia

                    fina, grácil, leve;

                   sobre el campo cae angustia:

                   llueve.

 

                  Y pues solo en amplia pieza

                  yazgo en cama, yazgo enfermo,

                  para espantar la tristeza,

                  duermo.

 

                 Pero el agua ha lloriqueado

                 junto a mi, cansada, leve;

                 despierto sobresaltado;

                 llueve.

 

                 Entonces, muerto de angustia,

                 ante el panorama inmenso,

                 mientras cae el agua mustia,

                 pienso.

             

               Escrito en el sanatorio alemán de Valparaíso en 1906
             

            

    
 
                                      Nada              
 
 
                       

                Era un pobre diablo que siempre venía
                cerca de un gran pueblo donde yo vivía;
                joven rubio y flaco, sucio y mal vestido,
                siempre cabizbajo… ¡Tal vez un perdido!

                Un día de invierno lo encontramos muerto
                dentro de un arroyo próximo a mi huerto,
                varios cazadores que con sus lebreles
                cantando marchaban… Entre sus papeles
                no encontraron nada… los jueces de turno
                hicieron preguntas al guardián nocturno:
                éste no sabía nada del extinto;
                ni el vecino Pérez, ni el vecino Pinto.

                Una chica dijo que sería un loco
                o algún vagabundo que comía poco,
                y un chusco que oía las conversaciones
                se tentó de risa… ¡Vaya unos simplones!

                Una paletada le echó el panteonero;
                luego lió un cigarro; se caló el sombrero
                y emprendió la vuelta…
                Tras la paletada, nadie dijo nada, nadie dijo nada…

               

 

 

                                    Teodorinda
                      

                             Tiene quince años ya Teodorinda,
                            la hija de Lucas el capataz;
                            el señorito la halla muy linda;
                            tez de durazno, boca de guinda…
                            ¡Deja que crezca dos años más!

                            Carne, frescura, diablura, risa;
                            tiene quince años no más… ¡olé!
                            y anda la moza siempre de prisa
                            cual si a la brava pierna maciza
                            mil cosquilleos hiciera el pie…

                           Cuando a la aldea de la montaña
                           con otras mozas va en procesión,
                           su erguido porte, fascina, daña…
                           y más de un mozo de sangre huraña
                           brinda por ella vaca y lechón.

                          ¡Si espanta el brío, la airosa facha
                          de la muchacha!… ¡Qué floración!
                          ¡Carne bravía, pierna como hacha,
                           anca de bestia, brava muchacha
                           para las hambres de su patrón!

                         Antes que el alba su luz encienda
                         sale del rancho, toma el morral
                         y a paso alegre cruza la hacienda
                         por los pingajos de la merienda
                         o la merienda de un animal.

                         Linda muchacha, crece de prisa…
                         ¡Cuídala, viejo, como a una flor!
                         Esa muchacha llena de risa
                         es un bocado que el tiempo guisa
                         para las hambres de su señor.
                        Todos los peones están cautivos
                        de sus contornos, pues que es verdad
                        que en sus contornos medio agresivos
                        tocan clarines extralascivos
                        sus tres gallardos lustros de edad

                       fecunda, muslo potente,
                       seno tan fresco como una col;
                       como la tierra, joven, ardiente;
                       como ella brava y omnipotente
                       bajo la inmensa gloria del sol.

                     Cuando es la tarde, sus pasos echa
                     por los trigales llenos de luz;
                     luego la falda brusca repecha…
                     El amo cerca del trigo acecha
                     y le echa un beso por el testuz…

 

                

              Un breve y tierno poema de amor:

                    Reiré mientras impulses
                    mi barca que ya se pierde,
                    niña de ojos agridulces 
                    como granos de uva verde.

                    Y reiré mientras coja
                    en el amor mi poesía,
                    niña de boca más roja
                    que un corazón de sandía

 
 
              Este joven poeta permanece y vivrá eternamente en las luces de
               la poesía mayor

 

 
             

Esta entrada fue publicada en ESCRITORES IMPRESCINDIBLES. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CARLOS PESOA VÉLIZ

  1. Nelo dijo:

     
    Me gustan mucho estos poemas
    y es verdad, que la rima es muy bonita, cuando el ritmo fácil y seguido.
    Tiene una razón.
    En el primer poema "Tarde en el hospital", utiliza versos octosílabos combinados con hexasílabo y bisílabos, que congenian muy bien para transmitir sensaciones.
    En el segundo poema "Nada", está formado por versos dodecasílabos rimados dos a dos en cuartetos pero que en realidad, son versos compuestos por dos hexasílabos, con lo cual, se asegura el ritmo garantizado, al ir acentuadas las sílabas 5ª y 11ª siempre.
    En el tercer poema "Teodorinda" son versos decasílabos en quintillas, pero que también ha formado utilizando dos pentasílabos en cada verso, con lo que también ocurre lo mismo y todos los versos van acentuados en la 4ª y 9ª sílabas.
    Eso hace que la rima consonante adquiera una belleza extraordinaria, para expresar un texto no menos extraordinario.
    Fantástico
    Esa cadencia, puede que influyera también en Neruda, muy aficionado a los versos alejandrinos, que siempre construía con dos heptasílabos unidos.
    Gracias por ésta exposición, verdadera joya de la poesía.
     

  2. veronica dijo:

    maravilloso, encontrar a uno de mis poetas favoritos y recordar con él mi infancia literaria, pues leía libros de mi mueble tipo biblioteca, lleno , uno a uno en orden, sobretodo la poesia, leer tarde en el hospital en un dia de lluvia, te marca para siempre, gracias pezoa veliz!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s